Roadies RitoqueFm

77e3798bb9782084333898c5f75d9aab XL


 

Por Luciano San Martín Gormaz. Facultad de Arte, Universidad de Playa Ancha.

Desde fines de la última década del siglo recién pasado, o más precisamente, desde la caída del Muro de Berlín el concepto de gobernanza, y sus múltiples miradas y definiciones, parecen dar cuenta del inexorable cambio en las relaciones de poder que se desarrollan en nuestras sociedades y países en un contexto global/local nuevo, en permanente flujo y polisémico.

Al clásico concepto de “gobierno” dado desde la figura central y unitaria del estado soberano, hoy se contrapone, la presencia de nuevos actores tales como empresas multinacionales (cuyos capitales son, en ocasiones, notablemente mayores que las de muchos estados soberanos) y organizaciones no gubernamentales con enormes capacidades de acción y fuerza política que generan un nuevo paradigma en las relaciones de poder clásicamente entendidas. Hoy, los gobiernos nacionales se han situado de modo paulatino como un componente más, y no como eje central,  de la ecuación de poder político.

De este modo, la noción de gobernanza debe ser entendida como la capacidad de los gobiernos nacionales de ser efectivos, eficaces y eficientes en el manejo y administración del campo de posibilidades, que la interacción de todos los componentes de las relaciones de poder,  generan en su interacción permanente.

Es decir, establecer relaciones de poder en red y no relaciones de poder en base a estructuras jerárquicas.

Estas redes de flujo e interacción público-privado-civil en el marco global supone una gobernanza global “hacia arriba”: multinacionales, organizaciones y alianzas internacionales, etcétera, y una gobernanza local “hacia abajo”, quizás más cercana a nuestra experiencia, y que tiene que ver las relaciones de poder establecidas en los nuevos modos de hacer y construir Planificación Estratégica Urbana.

Esta forma de planificación, surgida en la década de 1980 en San Francisco, California, supone un paradigma de gobernanza local que logre coordinar las miradas y espacios de poder entre actores públicos-privados y civil-ciudadano.

El modelo de ciudad y el mejoramiento de la calidad de vida, debiesen teóricamente, nacer de esta coordinación de poderes “en red”, en donde, las organizaciones privadas y fundamentalmente la organización civil logran en concordancia con el poder político local generar el paso siguiente de la gobernanza: la gobernabilidad, vale decir, la capacidad de generar las condiciones para un “buen gobierno” y “orden social” que posibiliten el normal flujo en red de los actores y sus relaciones de poder.

Dicho eso, y asumiendo, que en nuestro entorno nacional más allá de una “gobernanza hacia arriba”, más cercana  a la mirada de gobiernos globalizados neoliberales, lo que predomina es un paradigma de gobierno nacional centralista que no posee convencimiento ni mayor voluntad de descentralizar el poder político y la administración del territorio.

En contraposición en regiones, en la sociedad civil y en la academia cada día hay un mayor convencimiento de que frente a la imposibilidad de hacer cambios nacionales, las transformaciones deben surgir desde lo local, y en ello, el tema de la planificación urbana, suponemos, se transformará en una arena de debate y en un interesante campo de experimentación de modelos de gobernanza y de trabajos en red, en oposición total a los modelos de poder político jerarquizados que ya no poseen ningún anclaje en la mirada ni en el sentir del ciudadano.

Ciudades como Valparaíso, poseen un interesante trabajo en estas materias, su organización ciudadana y privada han logrado, a punta de largas luchas y movilizaciones, un inédito espacio de una gobernanza local en construcción, pero que sin embargo, ya posee un fuerte anclaje socioemocional en los habitantes, que además, en mucho de los casos han logrado hacer el desplazamiento del rol y figura del habitante, al de ciudadano activo y en red en la construcción de la ciudad.

Esto no es sólo un cambio político o generacional, es un cambio en las formas de concebir las relaciones de poder, es un cambio cultural sobre la base de un territorio local, que ha posibilitado el re-leer y generar cambios en los paradigmas que históricamente han sostenido las relaciones entre el territorio semantizado (territorialidad como praxis cultural) y las relaciones de poder al interior de él.

Comentarios

RITOQUE FM

logo web lb

Contacto :

Ponte en contacto

Te queremos leer y escuchar!

Envianos un mensaje a través de nuestro Formulario de contacto. O nos puedes llamar al: 32 2239891

Estamos ubicados en

Calle Uruguay 556, oficina 308 Valparaíso, Valparaiso, Chile

Redes Sociales