Roadies RitoqueFm

77e3798bb9782084333898c5f75d9aab XL


Aunque pueda parecer curioso, las relaciones entre patrimonio y turismo, no siempre han sido fluidas y dialogantes.

La propia noción de viaje y de visitar otros lugares, ha evolucionado a lo largo del tiempo, y el modo social de comprenderlo, obedece hoy, fundamentalmente a una óptica de consumo de amplio espectro dentro de la cual destaca la oferta de un pasado editado y un exotismo trabajado, para el caso de Valparaíso, para un entertainment de fácil digestión.

En nuestra ciudad, el confuso límite, entre el discurso institucional del turismo “de intereses especiales” y el turismo de masas, fenómeno propio de la segunda mitad del siglo XX, que para el caso de Chile, ha tenido su desarrollo durante las últimas décadas, ha permitido la creación de una enorme oferta turística con fuertes inversiones y de todo tipo de “emprendimientos”, algunos de los cuales, serían complejos de definir por cualquier vecino con un mínimo de conocimiento sobre la ciudad.

Hace unos días, de visita en el Museo Municipal de Bellas Artes del Palacio Baburizza, tomé el refaccionado ascensor El Peral que se encontraba repleto de turistas de la ciudad de Santiago, durante el trayecto, la “guía”, recitó una serie de datos e informaciones sobre el lugar que hubiesen sido el hazmerreír de cualquier porteño o persona, que medianamente, lea un folleto o busque Valparaíso en Wikipedia.

Independiente de lo anecdótico, el dato es precisamente, que el turismo busca un consumo recreacional no complejo, que podría (de hecho lo hace) dejar enormes recursos económicos en la ciudad y la región, sin embargo, en este aspecto la situación también es confusa, al no existir impuestos territoriales asociados a la industria del turismo, todos los recursos (básicamente el IVA) se van a las arcas centrales del estado, ¿qué queda en la ciudad?, ¿el pago de las patentes de venta de alcoholes y restaurantes?, ¿alguien ha calculado a cuánto asciende esa cifra?. La suma puede ser sorpresiva.

Entonces, si además, el turismo de masas y el entertaiment bohemio promueven la exclusión de los habitantes originales y la gentrificación de los sectores históricos de la ciudad, tenemos un consumo de pasado envuelto en un discurso patrimonialista, que nos demuestra que la industria turística se debe desarrollar como consecuencia natural del desarrollo y calidad de vida de los habitantes de cada lugar.

Si hay condiciones armoniosas y amistosas para vivir en un lugar, el visitante llegará como consecuencia del atractivo natural de esa forma de vida y podemos pensar en una ciudad multicultural en donde convivan habitantes y visitantes, ¿no es ese el atractivo del Valparaíso histórico de la época de gloria del puerto?

De otro modo, sólo tenemos una ciudad-escenografía, hecha para el consumo al modo de Las Vegas construida en la mitad del desierto de Nevada.

Sería interesante, debatir pensando, que solamente potenciando a los barrios y a los habitantes se puede dar paso a un turismo que potencie la ciudad y no la consuma.

Luciano San Martín Gormaz.

Facultad de Arte. UPLA.

Comentarios

RITOQUE FM

logo web lb

Contacto :

Ponte en contacto

Te queremos leer y escuchar!

Envianos un mensaje a través de nuestro Formulario de contacto. O nos puedes llamar al: 32 2239891

Estamos ubicados en

Calle Uruguay 556, oficina 308 Valparaíso, Valparaiso, Chile

Redes Sociales